Fundamentos del diseño gráfico

Comparte esta entrada

Repasemos 3 aspectos fundamentales del diseño gráfico. Sabemos que el diseño no es una tarea que se debe tomar a la ligera. Un buen diseño puede separarnos drásticamente de cualquier otro producto o servicio, otra empresa u otra marca.

Cuando el diseño gráfico está bien estudiado, y se trabaja sobre una imagen de marca o corporativa sólida podemos presentarnos ante la competencia con seguridad ya que confiamos en que nuestra imagen está pensada para nuestro público objetivo tanto como el producto o servicio en sí mismo.

En esta oportunidad quisimos preguntarle a uno de nuestros diseñadores cuál es la base sobre la cual trabaja su diseño y aunque hay muchos aspectos que cubrir para obtener un diseño profesional te contamos sobre 3 de los pilares más importantes a la hora de realizar un diseño no sólo atractivo sino efectivo.

Cuando pensamos en diseño debemos pensar en términos de composición, tipografía y color.

La composición es el fundamento básico del diseño gráfico, ya que es la organización de los elementos en un diseño. Es importante tener en cuenta el equilibrio, la jerarquía visual y el flujo de lectura para lograr una composición atractiva y fácil de entender. 

Cuando hablamos del equilibrio hablamos de cómo están distribuidos visualmente los elementos del diseño: colores, tipografías, imágenes etc., todo lo que está plasmado en un proyecto visual. El equilibrio puede ser asimétrico o simétrico según cómo estén posicionados los elementos, si están posicionados de manera uniforme el equilibrio sería simétrico, creando una sensación de estabilidad y orden, por el contrario si apuntas por un diseño con dinamismo y más energía puedes apuntar por crear un equilibrio asimétrico. 

Así que en la composición el equilibrio de los elementos va a estar determinado según la intención del cliente y lo que quiera transmitir a su público objetivo. 

La jerarquía visual y el flujo de lectura consisten respectivamente en destacar a propósito ciertos elementos del diseño organizándolos de manera tal que se logre resaltar aquellos elementos que aportan la intención buscada en el diseño y además guiar la mirada del espectador a través del diseño. Debes considerar cómo se lee y comprende la información, el flujo de lectura te ayuda a guiar la mirada del espectador a través de la posición, el tamaño y la forma de los elementos del diseño.

Una buena composición es esencial para un diseño exitoso, ya que puede mejorar la legibilidad, la claridad y la capacidad de comunicar un mensaje.

La tipografía

La tipografía se refiere a la selección, el uso y la disposición de las letras y caracteres en un diseño. Es importante seleccionar una tipografía que sea legible, coherente y que se adapte a la audiencia y el mensaje del diseño.

La elección de la tipografía adecuada puede afectar el tono y la personalidad del diseño. Por ejemplo, las tipografías sans-serif modernas pueden ser más adecuadas para diseños contemporáneos y de tecnología, mientras que las tipografías serif más tradicionales pueden ser más adecuadas para diseños de lujo y sofisticados.

Es importante tener en cuenta que la legibilidad es una consideración clave al seleccionar la tipografía. La tipografía debe ser fácil de leer, especialmente en tamaños pequeños, y debe tener un contraste adecuado con el fondo del diseño para garantizar una buena legibilidad.

La coherencia también es importante en la selección de la tipografía. En un diseño, se debe utilizar una o dos tipografías diferentes como máximo para mantener la consistencia y la claridad en todo el diseño. La selección de tipografías que se complementan entre sí puede ayudar a crear un diseño coherente y profesional.

Por último, la disposición de la tipografía en un diseño es importante para la legibilidad y la efectividad del mensaje. La tipografía debe ser colocada de manera que sea fácil de leer y se relacione visualmente con los otros elementos del diseño. El tamaño, el espaciado y la alineación de la tipografía también son factores importantes a considerar al diseñar.

Hablemos a Color.

El color puede ser utilizado para crear un ambiente específico o transmitir un mensaje determinado. Por ejemplo, los colores brillantes y saturados pueden transmitir energía y entusiasmo, mientras que los colores más oscuros y apagados pueden crear un ambiente más serio o sobrio. Es importante entender cómo los colores interactúan entre sí y cómo se pueden utilizar en conjunto para lograr el efecto deseado.

La teoría del color es un tema importante a considerar en el diseño gráfico. La teoría del color incluye conceptos como la rueda de color, la saturación y el brillo. La rueda de color es una herramienta que ayuda a entender cómo se relacionan los colores entre sí. La saturación se refiere a la pureza o intensidad del color, mientras que el brillo se refiere a la luminosidad o la oscuridad del color.

Además de la teoría del color, es importante considerar el uso de la paleta de colores en un diseño. La paleta de colores se refiere a la selección de colores específicos que se utilizarán en el diseño. Es importante seleccionar una paleta de colores que se adapte a la audiencia y el mensaje del diseño. Por ejemplo, una paleta de colores brillantes y saturados puede ser adecuada para un diseño de productos para niños, mientras que una paleta de colores más sobrios y elegantes puede ser más adecuada para un diseño de productos para adultos.

También es importante tener en cuenta la cantidad de colores que se utilizan en un diseño. El uso excesivo de colores puede resultar abrumador o distraer al espectador. Es recomendable utilizar una paleta de colores limitada para crear un diseño coherente y efectivo sin dejar de lado la imagen de marca.

La composición se refiere a la organización de los elementos en un diseño para lograr una presentación atractiva y fácil de entender. La tipografía es importante para la comunicación efectiva del mensaje del diseño, y se debe seleccionar una tipografía legible y coherente que se relacione con la audiencia y el mensaje del diseño. El color es un elemento clave que puede influir en la percepción y la emoción del espectador, y es importante entender la teoría del color y cómo se pueden utilizar los colores de manera efectiva en un diseño para transmitir el mensaje deseado. La selección de una paleta de colores adecuada y la cantidad de colores utilizados son factores clave para lograr un diseño coherente y profesional. En conjunto, estos tres elementos pueden trabajar juntos para crear un diseño atractivo y efectivo.

Recordemos que esto es una versión simplificada de tan sólo 3 aspectos básicos del diseño, un diseño profesional consta de muchos otros factores, quédate con nosotros y sigamos aprendiendo juntos.

¡Síguenos!

Más para explorar